ESPECIAL 40 ANIVERSARIO LEY DEL CONTRATO DEL SEGURO (LCS)

Estos días se celebra el 40 aniversario de la Ley de Contrato de Seguro, y el medio digital ADN del Seguro ha preparado un especial sobre la LCS en el que nuestro Asesor Jurídico José Antonio Morano ha participado junto con otras organizaciones del sector para valorar los aspectos más destacables de esta Ley, así como los cambios que consideramos más importantes.

1. La actual Ley de contrato del Seguro, LCS, ¿cree que es totalmente vigente en sus apartados esenciales o hay algunos que requieren actualización?

La vigente LCS está reconocida en la doctrina y la jurisprudencia como una Ley de gran calidad técnica, estando en el grupo de las leyes más longevas del Ordenamiento Jurídico español. Es evidente que, después de cuarenta años de vigencia, necesita actualizarse, pero puede considerarse vigente en aspectos esenciales.

2. ¿Cuáles consideran que son los que requerirían una revisión más urgente? ¿Por qué?

En cuarenta años se ha producido una revolución tecnológica sin precedentes por lo que, probablemente, sea en este sector donde más necesaria resulte una actualización, en especial en lo relativo a los canales de contratación. Probablemente, y aunque la LCS fue precursora en la defensa de los derechos de los consumidores, haya de adaptarse al nuevo marco en esta materia. Finalmente, y dada la sobrecarga general de los órganos jurisdiccionales, parece necesaria la potenciación de sistemas alternativos de resolución de conflictos y, de forma especial, en el ámbito de las ODR – Resolución de disputas online, por sus siglas en inglés -.

3. ¿Considera que ha llegado la hora para una nueva ley que sea más coherente, por citar un aspecto concreto, con los nuevos retos tecnológicos que tenemos y aquellos que se avecinan?

Lógicamente, la LCS no podía contemplar soluciones para los retos de las nuevas tecnologías, por lo que es, como se ha señalado, uno de los ámbitos en donde es más necesaria la actualización. En todo caso, y en esto también parece que hay unanimidad en la doctrina, sólo merecería la pena una nueva ley si alcanza la calidad técnico – jurídica de la vigente.

4. Otro ejemplo: la LCS actual no contempla en muchos de sus preceptos las nuevas fórmulas de requisitos de información previa, de distribución de seguros o de modelos de cobertura para riesgos emergentes ¿Debería adecuarse a las nuevas realidades y a los nuevos operadores?

La LCS es una norma que corresponde al ámbito del Derecho de los Contratos, sin incluir la regulación del mercado y, dentro de ella, de los operadores, cuestiones todas ellas que tienen su propio marco regulatorio. Materias como la información previa o los intervinientes en la distribución,  que ya están reguladas en normas de reciente promulgación, no deberían ser objeto de una actualización de la LCS. Otras cuestiones vinculadas con el contrato de seguro como tal podrían tener cabida.

5. ¿Afecta al mercado de forma significativa esta falta de adaptación en algunos artículos? ¿Qué canales o qué aspectos del negocio se ven más afectados por ello?

La regulación del mercado se ha venido adaptando al marco creado por el Ordenamiento Jurídico comunitario de modo que, realmente, la antigüedad de la LCS no le ha afectado directamente.
Ello no significa que esa antigüedad y, en consecuencia, la falta de regulación expresa haya podido afectar en materias como por ejemplo las nuevas tecnologías y la contratación electrónica y/o a distancia.

6. ¿Y de qué ramos -Incendios, Crédito, Caución, Salud y Vida, con las pruebas genéticas, por ejemplo- considera que es más necesario revisar su regulación?

Todos los indicados podrían ser candidatos a una actualización. Los nuevos desafíos que se abren con los avances en genética y sus efectos en la declaración de las circunstancias del riesgo (art. 10 LCS) merecen una regulación específica, más allá de las previsiones de la Ley 20/2015.

7. ¿Cree que sería suficiente con una actualización de la norma o sería necesario rehacerla del todo?

Como se ha señalado, la vigente LCS está reconocida en la doctrina y la jurisprudencia como una Ley de gran calidad técnica y una nueva ley sólo sería deseable si fuese tan consistente – desde el punto de vista técnico – jurídico – como la actual.

8. ¿La armonización europea en este sentido, sería deseable, o necesaria? ¿Por qué, qué podría aportar?

Es evidente que un marco contractual único, con operadores que pueden actuar en todo su ámbito, sería deseable porque dotaría al sistema de mayor seguridad.

9. ¿Que supuso esta ley a nuestro mercado de seguros en su momento? ¿qué ha aportado a lo largo de todo este tiempo?

Representó el paso de una regulación propia del siglo XIX  a otra que puede calificarse, sin duda, como moderna, introduciendo normas de protección de la parte más débil del contrato. Ha aportado un marco de contratación que se ha revelado de la máxima utilidad.

10. La LCS fue una de las leyes precursoras en la protección del consumidor. En los tiempos que corren y con un TRLDCU que promete avances en los próximos meses, ¿consideran que la LCS debería profundizar en medidas de protección al usuario, especialmente en ramos donde la oportunidad de prácticas abusivas es notoria y conocida?

Es cierto que la LCS fue precursora, pero también que el enfoque de la protección del consumidor ha evolucionado, especialmente de la mano de la normativa comunitaria, por lo que, como se ha señalado, parece conveniente su actualización en esta materia, aunque sin perder la visión protectora del tomador, asegurado y beneficiario que tiene la LCS, incluso cuando no tiene la consideración legal de consumidor.

 

A continuación os dejamos con una serie de enlaces a noticias relacionadas donde hemos participado, pincha en cada uno de ellos para acceder: